Getsemaní

De la oración del grupo "Jóvenes"
San Mateo




“Hace una noche preciosa. No hay luna, pero no la necesito, me basta el brillo de las estrellas y el sonido de las conversaciones de mis amigos de fondo. He sentido la necesidad de alejarme de ellos, quiero disfrutar un momento de esta noche, siento muy dentro de mí que no me quedan muchas y ellos, por lo mucho que me quieren, no pueden aceptarlo, no quieren verlo. Me angustia dejarlos solos, ¿Qué será de ellos? No me preocupa mi final, pero ellos ¿sabrán seguir? ¿se mantendrán unidos? Ya hemos sufrido mucho con la decepción de uno de los nuestros, pero ¿serán capaces de perdonar a los demás que se alejen? Miro al cielo y deseo con todas mis fuerzas que nada malo les pase, pido a mi Padre que haga conmigo lo que quiera, yo ya estoy preparado, pero a ellos…. No quiero que sufran, mi angustia por su futuro me desespera, me doy cuenta que estoy llorando, desesperado suplico, ruego por ellos, ¡los quiero tanto! Una nube oculta las estrellas, ya no hay brillo, ni hermosura en esta noche, solo angustia y dolor, un dolor casi físico que me hace caer al suelo apretando los ojos con fuerza. Despacio abro los ojos y las estrellas van asomando poco a poco entre las nubes, la paz va llenando mi alma, he puesto toda mi vida y la de mis hermanos en las manos de mi Padre, confío en El, no nos abandonará, el Amor por sus hijos es infinito y ahora comprendo, de una manera clara mi Misión, para eso estoy yo aquí y me siento tan agradecido.

Vuelvo con ellos, me reciben con sus cantos y sus risas, cada uno de ellos es especial, con sus virtudes y sus defectos, cada uno de ellos representa a todos los hombres y mujeres por los que yo lo voy a dar todo, hasta la última gota de mi sangre y siento que todo merece la pena”



Entre Tú y yo







Para que mi amor no sea un sentimiento, tan solo un deslumbramiento pasajero.
Para no gastar las palabras más mías, ni vaciar de contenido mi te quiero...
Quiero hundir más hondo mi raíz en ti, y cimentar en solidez este mi afecto.
Pues mi corazón, que es inquieto y es frágil, solo acierta si se abraza a tu proyecto.

Duerme en su sopor y temen en el huerto, ni sus amigos acompañan al Maestro.
Si es hora de Cruz, es de fidelidades, pero el mundo nunca quiere aceptar eso 
Dame a comprender, Señor, tu Amor tan puro, Amor que persevera en Cruz, Amor perfecto.
Dame serte fiel cuando todo es oscuro, para que mi amor sea más que un sentimiento.

No es en las palabras ni es en las promesas donde la historia tiene su motor secreto; solo es el Amor en la Cruz madurado, el Amor que mueve todo el universo. 

Pongo mi pequeña vida hoy en tus manos, sobre mis inseguridades y mis miedos.
Y para elegir Tu querer y no el mío, hasta en mi Getsemaní, fiel y despierto. 


Más allá de mis miedos, más allá de mi inseguridad, quiero
 darte mi respuesta; AQUÍ ESTOY, para hacer Tu Voluntad, para que mi amor sea decirte SI hasta el final.

Comentarios

Entradas populares