¿QUÉ ES LA JUVENTUD? ¡EL PAPA NOS RESPONDE!

El grupo de jóvenes se ha reunido en el día de hoy para dar comienzo al nuevo curso de formación y profundización de la Fe, después de un verano intenso y plagado de diferentes actividades como el voluntariado con las Misioneras de la Caridad o la peregrinación con la Parroquia de San Sebastián Mártir a la Santina de la Virgen de Covadonga.

Cómo es costumbre hemos empezado la reunión con la oración del grupo, que dice así: “Que todo lo que quiero, que todo lo que haga y todo lo que emprenda conduzca a ti Señor”, creemos que empezar con esta oración es necesario e imprescindible ya que todo lo que queremos, hacemos y emprendemos debe conducirnos siempre al Señor y de esta forma iluminar todo lo que hablemos o hagamos. 

Hemos empezado a trabajar una parte de un libro del Papa Francisco Dios es Joven. En este pequeño fragmento que hemos leído le hacen al Papa cuatro preguntas que a simple vista pueden ser básicas y sencillas pero verdaderamente son intensas e interesantes para un joven ya sea o no creyente, estas preguntas son:
    • ¿Qué es la juventud? 
    • ¿Qué ve cuando piensa en un joven? 
    • ¿Cuáles son las primeras imágenes que le vienen a la cabeza de su juventud?
    • ¿Recuerda alguno de sus sueños? 
El Papa respondía a estas preguntas diciendo que le gustaba pensar que la juventud no existía si no que son los jóvenes los que existen. Y dice esto porque son muchas las veces que fundamentamos la definición de este sustantivo "juventud" basándonos en mitos de la misma, por eso el apuesta por los jóvenes definiéndolos como «potencialmente nuevos».

¿Potencialmente nuevos? Tal vez no entendemos muy bien esta expresión... pero el Papa la explica con detalle, cuando el ve a un joven ve a una persona que busca, que quiere volar, que quiere asomarse al mundo y mirarlo con ojos de esperanza, futuro e ilusiones. El Papa asegura que ver un joven es ver una promesa es ver la alegría. 

Pero dentro de esta definición de joven no puede saltarse la etapa de la adolescencia, las más difícil e importante de nuestra existencia, una etapa a modo de puente entre ser un niño y ser adulto, un puente cargado de tensión que hace que cambies tanto que a menudo trastoque tus amistades, cotidianidad.... Por este motivo dice el Papa que el adolescente da mucha importancia al instante, se cuestiona, discute para descubrir e intentar salir adelante solo, es aquí donde la familia debe mostrar el camino correcto con su comportamiento y no con palabras. Si es así no hará falta tratar la adolescencia como patología porque como dice el Papa «Un hijo que vive bien su propia adolescencia -por difícil que pueda resultarle a los padres- es un hijo con futuro y esperanza».

Saltando a la tercera pregunta el Papa responde diciendo que las imágenes que le vienen a la cabeza pertenecen a la que fue una época de sufrimiento pero la recuerda como una época llena de sueños y deseos.  Profundizando más cuando le preguntan por uno de sus sueños el hace referencia a un día en el que muere un músico y el le pregunta a su abuela como se podía tener el genio de ese músico para hacer esas cosas, a lo que su abuela le respondió «El no ha nacido así, más bien se ha vuelto así. Ha luchado, ha sudado, ha sufrido, ha construido: la belleza que ves hoy es el trabajo de ayer, de lo que ha sufrido e invertido, en silencio»

Y es en esta frase de la abuela del Papa donde yo he encontrado verdaderamente el sentido del grupo de jóvenes, un grupo que se forma, que lucha, suda, sufre y construye, construye la belleza que quieren ver el día de mañana, la belleza que Dios les ha mostrado, y es que definitivamente esto es ser joven, estos somos nosotros.


Comentarios

Entradas populares